Imprimir
Deutsch English Español

Fußball-Bundesliga
Ergebnisse, Tabellen, Clubs

Bundesliga
 

Wetter in Deutschland

Wetter online

Wenn alle Brünnlein fließen

Portofrei bestellen unter:

„Seremos chilenos honrados y trabajadores...“.

De los 15 millones de habitantes de Chile, unos 200 mil son descendientes de inmigrantes alemanes. El primero que registra la historia fue el oficial de artillería Bartolomé Blümlein (Flores) proveniente de Nürnberg, quien llegó con los conquistadores españoles y casó con la hija de un cacique araucano. Posteriormente, cuando Chile fue un país independiente, la firma de Hamburgo „Schütte, Post u. Co.“ abrió sus puertas en la ciudad de Valparaíso, siendo la primera compañía alemana en establecerce en el país. En 1838, comerciantes e industriales germanos abren el primer Club Alemán de Chile.

Agricultores alemanes en el Lago Llanquihue

Haus bei FrutillarCasa cerqua de Frutillar

El eje más importante de la colonización alemana en Chile lo constituyó el sur del país, el entorno del lago Llanquihue, la ciudad de Valdivia, Osorno y Puerto Montt, lugares de condiciones climáticas similares a las de Alemania. El navegante e investigador Bernardo Philippi arribó en velero en 1831 a Valparaíso. Chile le entusiasmó tanto, que decidió regresar dos años más tarde, iniciando exploraciones del territorio chileno. En 1842 se dirigió a la región del volcán Osorno junto al lago Llanquihue, zona inexplorada de la cual los indios hablaban en sus relatos. Para ellos, el actual Llanquihue era el “Lago del Diablo” después que una erupción volcánica matara a muchos habitantes nativos del entorno. A pesar de ello, Philippi recomendó al gobierno chileno colonizar los territorios con emigrantes de Alemania. Así, tras Brasil y Venezuela, Chile fue el tercer país sudamericano en invitar inmigrantes alemanes para la colonización de territorios vírgenes, como es el caso de “la Frontera” en el sur Chile.Los agricultores alemanes talaron el bosque en torno al lago, estableciendo parcelas y granjas en un nuevo territorio. Semillas de trigo y animales domésticos fueron traídas desde Alemania, floreciendo la agricultura regional. En las orillas del lago Llanquihue surgieron nuevos asentamientos tales como Frutillar y Puerto Varas. En Frutillar se fundó la primera firma comercial del lago, el club alemán, el colegio alemán y la iglesia católica y luterana.

Karl Anwandter en Valdivia

El 13 de noviembre de 1850 arribó en Valdivia el primer barco “Hermann” con inmigrantes a bordo. El líder del grupo de colonos era Karl Anwandter, nacido en Luckenwalde al sur de Berlín. Anwandter había sido farmacéutico, diputado en el parlamento prusiano y alcalde de Calau en el Bajo Lausitz. Perteneció a la generación de liberales de 1848, los cuales partieron al exilio al fracasar un intento revolucionario. Chile en esa época fue el único país de América del Sur que garantizaba a los inmigrantes los derechos de libertad de conciencia y religión que aquellos alemanes buscaban encontrar. En agradecimiento por la libertad, los colonos alemanes aseguraron al Estado chileno su absoluta lealtad como nuevos ciudadanos. Así surgió el “Juramento de Anwandte” o Juramento de los inmigrantes alemanes:

“Seremos chilenos honrados y trabajadores, como lo es el mejor de ustedes. Defenderemos nuestra patria adoptiva con la decisión y fuerza del hombre que defiende su Patria, su familia y sus intereses.”

Los alemanes se ocuparon rápidamente como carpinteros, mueblistas, herreros, panaderos y sastres. El mismo Anwandter abrió nuevamente una farmacia y fundó una cervecería que sería famosa en el sur de Chile. Valdivia, la ciudad más alemana de Chile, se desarrolló como un puerto industrial floreciente. La apertura del Canal de Panamá redujo su tráfico comercial. El gran terremoto y maremoto del 21 de mayo de 1960 destruyó parte importante de la ciudad, no obstante la casa de la familia Anwandter, conocida como la “Casa Blanca” resistió heroicamente las sacudidas de la tierra. La antigua construcción es un museo dedicado a la inmigración alemana en Chile.

Más allá del Sur

La prosperidad de los colonos alemanes y la construcción del ferrocarril norte sur desde Santiago a Puerto Montt facilitaron los contactos con la capital y con el Chile central. El 1896 se matricularon los primeros estudiantes chileno-alemanes en las universidades de Santiago, fundando la primera organización juvenil o Burschenschaft, existente hasta el presente. Se contrataron profesores alemanes para las universidades e institutos técnicos. Tras la guerra franco-prusiana (1871-1872) Chile invita a oficiales alemanes para fundar el ejército. El oficial Emil Körner funda la primera Academia de Guerra según el modelo de Prusia, desde la cual se difundió a otros países de Sudamérica el modelo alemán de ejército profesional. Asimismo en varias ciudades de Chile se fundan clubes alemanes de canto, de gimnasia, compañías de bomberos, y coros musicales. En 1924 se funda el primer Club de Andinismo el “Deutscher Andenverein” que estableció estrechos contactos con asociaciones similares de Alemania y de Austria. En 1938 se publica por primera vez el diario “Cóndor” prensa en idioma alemán que se edita hasta el presente.

Hasta nuestros días existen un gran número de organizaciones e infraestructura chileno alemanas, sin embargo, el idioma español se ha ido imponiendo con cierta regularidad. El culto en las iglesias es, a menudo bilingüe, sobre todo para llegar a los más jóvenes. Existen programas de radio y escuelas destinadas a la preservación del idioma alemán. La Liga Chileno Alemana es la organización que agrupa a todas las demás instituciones germanas de Chile. Además existe el Archivo Histórico Emilio Held Winkler destinado al cuidado de documentación y material relativo a la inmigración y a la investigación de la historia de la colonia germano chilena. Las escuelas alemanas de Chile son instituciones tradicionales y de prestigio, las cuales albergan a más de 15 alumnos en todo el país. Existen programas de intercambio estudiantil entre Alemania y Chile.